Home    Noticias Mercado Residencial » ¿Cuál es la situación del mercado residencial?

El mercado residencial en España es, históricamente, un mercado medianamente estable, liderado por la vivienda. Tras haber experimentado un crecimiento continuo desde 2014, el mercado residencial español vive un momento de incertidumbre a causa del COVID-19 que, unido a la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, se ha visto ralentizado considerablemente. El nivel de inestabilidad económica sin precedentes en el que nos encontramos hace difícil cuantificar las previsiones.

Después de varios años de intensa recuperación, nos adentramos en una etapa donde la demanda será mucho más exigente en temas como, higiene, seguridad, ubicación, distribución, calidades, diseño y eficiencia energética. El sector tiene la responsabilidad de ofrecer todos estos elementos para garantizar la máxima comodidad y tranquilidad para los habitantes de las viviendas.

La pandemia del Covid-19 también ha marcado la actividad promotora en los últimos meses. Se trata, sin duda, de un momento de incertidumbre que exige un esfuerzo extra a las empresas encargadas de promover viviendas. Los proyectos que están en curso están financiados, las promotoras son solventes, y trabajarán para terminar la ejecución, pero puede existir una parálisis de aquellos proyectos que se iban a lanzar de aquí a final de año. Pero puede existir una ralentización en aquellos proyectos pendientes de lanzamiento.

Por ello, la oferta futura de vivienda nueva está garantizada. Las entregas previstas para los próximos años aumentarán, especialmente en 2021, año en el que las principales promotoras lanzarán al mercado el mayor volumen de viviendas. Se espera que el sector se recupere en forma de v abierta.

Como hechos relevantes y que pueden marcar el futuro del sector, debemos destacar la construcción industrializada que estaba ganando protagonismo en el mercado residencial con el lanzamiento de nuevas promociones, y se perfila como alternativa a la tradicional. Deberemos esperar a analizar cómo evoluciona el sector para determinar si esta tendencia se mantiene.

Si sigue dicha tendencia, los plazos de ejecución se podrían reducir pasando de 18-20 meses a 9, aunque la realidad es que se acortan entre un 30-40%.  Pese a presentar un coste de construcción ligeramente más elevado (4-5% mayor) dependiendo de la zona, el ahorro en tiempos compensa holgadamente, sin afectar a la calidad del producto final.

El cliente potencial para este tipo de viviendas busca reposición y tiene que tener un poder adquisitivo más elevado. Al acortarse los plazos de entrega, el comprador deberá́ de hacer frente al pago del 20% – 30% del precio total de la vivienda en menos tiempo.

También debemos prestar atención al fenómeno “Build to rent” que está evolucionando al alza y ganando peso a nivel nacional. El porcentaje de hogares en alquiler en España en 2018 fue del 23,7% según datos de Eurostat, un 3,5% más que en 2017. Hay una explicación para el auge del alquiler basada en la profesionalización del sector con la entrada de grandes corporaciones y fondos, que han incrementado sus inversiones ganado protagonismo en el mercado, anteriormente representado por inversores privados.

Existen dos métodos para financiar los proyectos Build to Rent: A través de los contratos forward purchase, las promotoras se encargan de financiar la construcción de las viviendas, entregándolas posteriormente al fondo pertinente, que llevará a cabo su comercialización y explotación una vez estén terminadas.  La forma elegida por los inversores “value add” se denomina forward funding, en la que el propio fondo financia la construcción del proyecto, a cambio de descuentos en el precio final.

Estos grandes brazos inversores tienen capacidad suficiente para mantener estos activos a medio–largo plazo, recibiendo periódicamente rentas en espera del momento propicio para vender y maximizar su beneficio.

Ahora, lo más importante es ver cómo nos anticipamos al futuro estudiando las perspectivas que se van a presentar. El sector residencial seguirá siendo un gran nicho de mercado con un gran potencial. Es nuestra responsabilidad encontrar todas las oportunidades que se presentan para dinamizar el sector y, como uno de los pilares económicos más importantes del país, empujar la economía española.

Noticias Relacionadas